martes, 10 de mayo de 2016

Víctor Fernández Correas: 'Cervantes tiene quien le escriba'

A Víctor, lo de escribir, le llegó 'tardío' y en La Vera cacereña, de donde le nacen sus raíces. Eso cuenta él. Y sin embargo en tan poco tiempo, sólo 16 años, ya ha hecho tanto ruido: 'La conspiración de Yuste' y la 'Tribu maldita'. (Si no las has leído, no sabes lo que te pierdes). Les presentamos ahora su última y más reciente obra: 'Cervantes tiene quien le escriba', a diferencia del coronel Aureliano Buendía que carecía de epistolario. No sólo escribe Víctor Fernández Correas* sino que comparte con 20 autores esta antología conmemorativa del padre de la novela. Con otra pecualiridad: los derechos de autor se destinan al Banco de Alimentos de Granada. Aquí tenéis uno de los relatos escritos por Víctor Fernández:


"En mis ojos vería que no había ningún miedo y que la muerte no tenía sitio en ellos, pues si yo estaba allí era para evitar que la siniestra dama recogiera su cosecha. Asintió en silencio, esbozó una media sonrisa y lo vi alejarse hacia la proa. Por última vez se giró y me lanzó una mirada decidida. Justo cuando tronaron nuestros cañones por primera vez. 
—¡Baaam! ¡Baaam! ¡Baaaam! ¡Baaaaam! 
Nuestras galeazas escupieron tal cantidad de fuego que varias galeras infieles saltaron por los aires. Y la muerte, imagínate, frotándose las manos. ¡Menudo festín estaba a punto de darse! 
—¡Que se pudran en el infierno! ¡A pique todas sus naves! ¡Muerte a todos ellos! La algarada creció entre los nuestros, encendidos por el recibimiento que dimos a las naves de Alí Pachá, almirante de la armada turca, que no tardó en reponerse. Ahora cierra los ojos e imagina decenas de embarcaciones colmadas de rabiosos marinos y soldados aproximándose a ti a gran velocidad. Los gritos de los turcos se oían cada vez más nítidos, crecía el estrépito de timbales y pífanos y el aire empezaba a llenarse del espeso y asqueroso humo provocado por los cañones. En ese momento sí que comenzaron los combates de verdad. Que fue cuando un soldado me ordenó que me pusiera a cubierto de inmediato. 
—¡Vuestra vida vale mucho más que cualquiera de las nuestras! 
Llovieron los proyectiles, cayeron los primeros soldados. Otros respondían a los infieles con peor saña. Los insultaban y disparaban con un odio tan encendido como las pavesas de sus arcabuces. 
—¡Meteos en la sentina y salvad a los que podáis! —me ordenó Don Diego de Urbina, que trataba de mantener la entereza de sus huestes ante las arremetidas de los turcos. Y allí me fui. En aquel espacio, que apestaba como nunca te podrás imaginar en tu vida por mucho que lo intentes, lector, sólo estaban los enfermos, que por eso no podían participar en la batalla. La sentina comenzó a llenarse de los primeros heridos. La sangre, el hedor, los gritos, los lamentos. Y entonces ocurrió la pesadilla que turbó mi sueño..."

*Víctor Fernández Correas colabora además con este blog de 'La Libretería' desde el viernes 6 de mayo con su sección: "Una vida en diez líneas de Word".


Podéis escuchar a Víctor Fernández Correas leer un pasaje de 'Cervantes tiene quien le escriba' en este vídeo de Canal Libretería:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada