miércoles, 4 de mayo de 2016

Carmen Grau: 'Nunca dejes de bailar'

Igual que Augusto se rebela contra su creador Miguel de Unamuno: “quiero ser yo, quiero vivir”, le dice; así mismo se insubordinan, o resignan, los protagonistas de ‘Nunca dejes de bailar’ contra un creador divino. Una novela apasionante con personajes apasionantes, donde no falta el “hombre feminista” que tanto le gusta a Carmen Grau, -más que reivindicar- solicitar, y donde encontrarás más de una historia de amor o desamor. Un relato donde la escritora barcelonesa juega con el tiempo, y los tiempos, como Einstein lo haría con las ondas gravitacionales. Como dice otro gran escritor: "¿Todavía no habéis leído ‘Nunca dejes de bailar’? No sé a qué esperáis". Ahí os dejo un fragmento:



"No me lo podía creer: le acababa de decir que se acabó y él insistía en que me llamaría. Pero yo tampoco tenía ganas de discutir. Además, ya había visto la caja de las pastillas,  todavía con el precinto, sin abrir. Días antes él me había pedido una, pero yo no tenía. Esa mañana, mientras yo aún dormía, debía de haber ido a comprarla para que yo la encontrara al despertar. ¿Estaba intentando hacerme sentir culpable o era él quien se sentía así?" (...)
"Mi padre no dice nada. Un abrazo en el entierro, eso fue todo. (...) Me da más pena que mi madre. Ella al menos habla con sus amigas. Él calla y yo me pregunto a qué pozo van a parar todas las emociones que sentimos los hombres y que la educación nos hace reprimir para aparentar una fortaleza varonil que no existe, que no es más que una coraza que nos aísla y recluye a cada uno en nuestra propia soledad. Mi padre y yo hemos estado sentados uno frente al otro, solos, y no hemos sido capaces de expresar nada."

Si queréis, podéis escuchar a Carmen Grau leer otro fragmento de 'Nunca dejes de bailar' y presentar su novela en Canal Libretería

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada